Scripta manent

 

Una revista o publicación abocada a un tema específico (en nuestro caso, la historia de la edición y la lectura en Iberoamérica) debe de algún modo justificar su aparición más allá de la suerte que pueda correr la iniciativa. ¿Por qué o para qué surge Amoxtli?

  • Para aportar a un espacio comunicacional académico regional que escasamente cuenta con soportes expresamente destinados a recoger y difundir trabajos científicos (historiográficos, preferentemente) cuyo centro de atención sean los múltiples elementos que acuden o están encerrados en la noción de edición (de contenidos). No es inusual que, en revistas de historia, de literatura y multidisciplinarias, encontremos artículos sobre asuntos propios de la edición y la lectura, y si bien ellos podrían seguir apareciendo en tales lugares, no está nada de mal que cuenten con una opción con Amoxtli que se asume específica de y para estas materias.
  • De esta manera, Amoxtli aspira a contribuir, a su vez, a la puesta en valor de la cultura (impresa) latinoamericana, atendiendo a sus especificidades, sus distintas voces, rasgos y matices, sin pasar por alto las transferencias y diálogos con otras geografías.
  • De otra parte, permitirá fortalecer la historia cultural y de construcción de los espacios socio-culturales en la región. En este terreno, los medios y recursos discursivos componen una dimensión importante para sus tareas de investigación y significación, relevancia que, para resultar fecunda, debe otorgar a esos medios y recursos la gravitación que ellos poseen más allá de su tradicional apelación como puras referencias de ilustración o demostración de determinadas lógicas de exposición que regularmente escapan o son demasiado externas a la propia historicidad y efectos de sentido de los medios consultados. Con esto, apuntamos a señalar que la edición (en sus diversas manifestaciones y exposiciones) y la lectura (decodificación-codificación de mensajes) son mucho más que apelaciones circunstanciales o funcionales a las necesidades: ellas disponen de datos y posibilidades heurísticas “propias” y por las cuáles se podría ir tras una mayor o mejor comprensión de nuestras situaciones sociales.
  • Finalmente, somos conscientes que lo dicho implica un desafío teórico y metodológico a enfrentar y quizás, a especificar en sus efectivos rasgos sin pretender abrogar o desestimar otros enfoques histórico-temporales. Esperamos cumplir con nuestros propósitos.          

Los editores
Buenos Aires - Santiago